El Tao y el Vacío Creador

"Hay algo sin foma y perfecto
que existía antes de que el universo naciera
Es sereno. Vacío.
Solitario. Inmutable.
Infinito. Eternamente presente.
Es la madre del Universo.
A falta de un nombre mejor...
lo llamo Tao.

Fluye a través de todo,
dentro y fuera de todo,
y al origen de todo retorna.

El Tao es grande
El universo es grande.
La tierra es grande,
El hombre es grande.

El hombre sigue a la tierra.
La tierra sigue al universo.
El universo sigue al Tao.
El Tao se sigue a sí mismo."

Tao-Te-King, cap 25.

martes, 2 de febrero de 2010

Gratitud.

Aun no se como se va llamar este post, lo decidiré cuando termine. Lo que si se es que llevo conteniendo mucho tiempo, no estas palabras, que dan igual, sino lo que estas palabras significan. Ahora ya me da igual las palabras tanto como el contenido. Me mojo y que pase lo que pase.
No se por donde empezar, en realidad, dado que todos los puntos llevan al mismo sitio, empezare por la primera cosa que me venga a la mente.
Hace poco que me preguntaron, extra-oficialmente, que por que me metía tanto con la gente..."¿lo haces para divertirte, por que te aburres, o por nada de lo anterior...”?...podria decir que es un mezcla de todo esto, pero en realidad me meto con la gente por lo mismo por lo que escribo, para conocerme a mi mismo. Dado que percibo mi actividad mental como una onda ininterrumpida de energía, y me es imposible seguirle el hilo a mis pensamientos, cuando están, necesito ponerlos por escrito para “ver” mi pensamiento de un modo racional. Y este pensamiento siempre o casi siempre se acaba disolviendo en el vacío. Del mismo modo, me meto con la gente para tener un feed-back que me refleje las cosas mas inconscientes que se mueven dentro de mi, porque a solas, contemplándome a mi mismo, se puede, pero no es lo mismo. Se que estas cosas tienen un precio, que hay consecuencias, y todo eso, pero cada uno tiene su sistema. El mio es actuar, y observar después. Necesito equivocarme, meter la pata para crecer, si no, la cosa no madura. Esto no quiere decir que no tenga la opción de contar hasta diez y quedarme en silencio, observando las cosas nacer, crecer y morir dentro de mi, es una opción y la elijo. La elijo porque si respiro y cuento hasta diez no tendría ni la mitad de cosas que decir, si respirara y contara hasta 100 (dos minutos mas o menos), ni el 10 %, y si respirara y contara hasta 1000 (que vienen a ser de 15 a 20 minutos), entonces, como le pasa a mi chica, no tengo ya absolutamente nada que decir, vivo en el placer erótico-contemplativo del mineral.
Este post va sobre este respirar y contar hasta donde se pueda, y las cosas que ahí ocurren. Igual vamos demasiado adentro, pero...es lo que toca hoy.
Para empezar respiremos y contemos hasta 10.
Esto sirve ya para desprenderse de todos los juicios, creencias y apegos de superficie.
Alguien me provoca, dice algo con lo que no estoy de acuerdo, o algo que me gusta, me guiñan un ojo en el autobús, veo un cuerpo formidable en la piscina, el de la empresa me mira con mala cara, la señora de la calle se fija en mis pintas, en el blog me apego a ciertas personas mas que a otras, tengo un hambre incontenible, me vuelvo a preocupar porque me viene el pensamiento hombre sin trabajo, me corro antes de tiempo, no se me empina, llego tarde a la entrevista, no puedo dormir, pienso en marcharme de casa, se me ocurre una idea genial para escribir, me aburro de la muerte, tengo subidón sexual, me crispa la cría cuando después de ver dos horas los dibujos pasa tres calles y media de hacer sus deberes...todas estas cosas se pasan contando hasta 10, no mas.
La ventaja es ser relativamente libre...elijo, al estilo del trabajo de la hello-kity, cuestionar todas esas creencias, no reaccionar ante todas esas cosas, y quedarme observando lo que pasa dentro de mi. Si me quedo observado lo que pasa dentro de mi, siento cosas distintas, estas son mas profundas, y ya tienen que ver con las historias desde las que proyectamos, a tiro hecho, en la superficie.
Historias dramáticas infantiles, traumas, hábitos y apegos adheridos como un poso al depósito de la conciencia, experiencias límites, perdidas, abandonos, rechazos, abusos, violaciones, accidentes, duelos, desamores, cóleras, odios reprimidos contra uno mismo, auto-desprecio, narcisismo compulsivo, etc, etc...se muestran mas o menos en esta altura. Para no quedarse varada en una de las miles de catarsis que se pueden manifestar en superficie, seguimos respirando y contando hasta cien.
Si llegamos hasta cien, y no reaccionamos en el exterior, se nos abre un nuevo reino. Si reaccionamos no pasa nada, es lo mas normal del mundo. Uno recula, se da todo el amor que pueda a si mismo, o lo busca en los demás, y con infinita paciencia vuelve a empezar.
Es el reino del inconsciente colectivo, humano y no humano, energías arquetípicas, chakras y kundalinis, fuegos artificiales, auroras boreales, sonidos, colores y cosas raras de todo tipo. Dolores infrahumanos y placeres infrahumanos también. Éxtasis y suplicios que se acaban convirtiendo en éxtasis también.
Aquí cuesta mas resistirse, y uno puede quedarse contemplando los fuegos, extasiándose en placeres o torturas místicas por los siglos de los siglos.
Como en este reino no hay tiempo, es claro que uno puede olvidarse de respirar y contar, e incluso de que existe. Todo es bello, sublime, confuso y a la vez , aterrador.
Si uno consigue aquí , por medio de la gracia, seguir respirando y contando, los fuegos fatuos desaparecen tarde o temprano, para dar lugar al vacío.
Aquí no es posible ni respirar (conscientemente) ni contar, porque no hay nadie. Es como si el tiempo se parase, y todo se fundiese en un mismo líquido auto-consciente. No hay ningún tipo de imagen o jolgorio, nada de entretenimientos, no hacen falta, hemos llegado a la nave nodriza. Al Útero de la Madre.
Podemos descansar tranquilos, no pasa nada. No hay nadie ni nada que pueda pasar. Somos también en esta inexistencia donde solo se puede ser con uno mismo. No hay mas.
Pero de repente, sin saber como, la cuenta prosigue y vuelve a haber cosas y alguien que ve las cosas. Alguien que puede de nuevo respirar y contar.
La sensación puede ser como de haber dejado el paraíso, o simplemente de haber sido abducido en plena cuenta, haberse quedado en apnea, y no acordarse de nada. Da igual que haya o no memoria de haber pasado por ahí. Normalmente la hay porque sigue habiendo alguien que lo atestigua.
Pero hay que seguir respirando y contando, si no lo hacemos, reaccionaremos a este nivel, lo que significa ir contando por ahí que uno ha estado en el vacío, que ya sabe quien es, y que nada existe, salvo el que lo atestigua.
Esta reacción puede suscitarnos muchos inconvenientes a la hora de seguir respirando y contando. Muchas polémicas, discusiones, y malentendidos que se solucionarían con el simple hecho de seguir callado y seguir respirando-contando.
Si seguimos respirando y contando hasta 1000, que era el objetivo, poco a poco ya no tenemos nada, absolutamente que decir, ni a unos ni a otros, ni del cielo ni del infierno, ni del samsara ni del buda, a no ser que se nos pregunte.
Si las preguntas no nos impiden respirar y contar, y quedarnos en el oficio de maestros, llegaremos al 1000 donde nos espera el premio gordo, la bien-venida con pancartas y todo a la verdad de la vida.
La sensación aquí solo es equiparable a la palabra agradecimiento.
Y aquí llega el último descubrimiento. Para hablar de este descubrimiento hablaré en primera persona, de mi propia cosecha:


(del diario que no escribo)
“La vida es pura gracia, que nos ha sido concedida. El sentimiento de gratitud es lo que nos conecta con la naturaleza de la vida. Gracias es la única ofrenda que dios quiere de vuelta para ser reconocido dentro de uno.
Mira a tu alrededor, mira lenta y profundamente.
Estés donde estés, es un hecho que eres, y que existes. Es un hecho que otras cosas también son, y que existen. No intelectualices esto, no elabores, restablece el vínculo (como en la película de avatar) con tu sabiduría y tu sentido de la gratitud. Solo así puedes percibir la magia y el milagro de la existencia.
Mirate, mira tu cuerpo, tu respiración, tu postura, ocupando espacio, la posición de otras cosas ocupando espacio...¿porque están ahi?, ¿por qué estas ahí?
Muy bien podría no haber nada ni nadie. Pero aquí están todas esta cosas, sucediendo, incluido tú. Todo sucede dentro y fuera de ti, todo eres tú, todo es, sin que tenga que intervenir el mas mínimo pensamiento al respecto, ni la mas mínima interpretación, aunque estos también sucedan por mis mismos
El verbo ser es suficiente para la vida, lo demás es añadido, mira profundamente, las cosas suceden, los pensamientos sobre ellas suceden, las emociones que suscitan suceden, el sentimiento del yo, y del no yo, suceden, los hechos suceden. El sol, el viento, el aliento, el calor corporal, los sentidos, los objetos de los sentidos, la consciencia mental, las sensaciones...las has creado tu?.
No, pero están ahí, están ahí solo porque tu existes. Al final todo se remite a ti, en silencio, todo vuelve a ti: poco importa la practica que se realice, si te consideras una persona espiritual o no, para el sustrato de la vida no hay nombres ni etiquetas, no le atañe al sustrato ponerse un nombre a si mismo, le basta con ser, porque ser es lo que es, siempre.
Mira profundamente, sin juicio, sin búsqueda, mira esto, y esto, y esto, y esto, y esto...sea lo que sea que sucede dentro o fuera de ti, encuentras algo mas que eso, y mas perfecto que esto que ocurre, sea lo que sea a no ser que lo añadas o lo quites, lo interpretes, o lo juzgues, lo rechaces o te apegues?
No hablo del significado de ningún hecho, no hablo de buscar el sentido del ser, del vivir o de morir, hablo del hecho mismo que sucede por si mismo, como el caño del agua en el que apenas reparas y del que bebes, el chorrito de pis que chisporrotea en el fondo de la taza del water, el hecho de que puedas escribir o leer esto ahora mismo, el milagro de que nos podamos comunicar, el milagro de los colores, de los sonidos, de que sea posible nacer, crecer, caminar, caerse, hacerse daño, curarse, enamorarse, llamar por teléfono, que una bombilla brille, que algo vuele , que una lombriz aparezca, que tengamos un cuerpo que sea capaz de moverse en algo llamado espacio, y a través de esos movimientos tener consciencia de si mismo. Hablo de que el solo hecho de estar aquí, aunque sea atravesado de dolores, da testimonio de que no solo la iluminación existe, sino de que es todo lo que hay.
Quítate de en medio, recupera la humildad que te haga lo suficientemente flexible como para ser capaz de ver y fluir.
Si miras profundamente cada cosa, y a ti mismo, veras que lo único que puedes decir verdaderamente que haga justicia a este milagro es gracias. Y al darlas de corazón dejaras de buscar nada más, dejarás de desplegar ante ti velos y más velos de la mente. Y aunque los despliegues, sabrás que es por la gracia, no por tu gratitud o ingratitud que estos existen.
Gracia es todo lo que hay. Gracia y gracias es todo lo que existe.
No gracias sueños, no comprendo el sentido de esto, pero gracias. No. Gracias porque es un milagro que algo exista. Deja de vivir acostumbrado, deja de roncar y soñar con las volutas de tus ronquidos. Si vives acostumbrado, como un perro desagradecido, roncando y soñando con volutas es porque simplemente eso también es posible, no porque sea lo único que existe, oh ignorante!
Despierta, abre los ojos y di una sola cosa que sin tu juicio o tu creencia sobre ella no sea perfecta en si misma, solo por el simple hecho de existir.
Es el hecho de la existencia, y solo el hecho de existir lo que despierta la gratitud que tienen todos los niños. Es el hecho, y no la interpretación o la creencia. ¿Que te importa a ti si existes a través de tu sentidos, si la conciencia es anterior a estos, o no? Si es todo una originación dependiente, si todo es consciencia, si todo es mente, o si no lo es. Que te importan a ti las interpretaciones de la mente. Lo que te importa a ti, o debería importarte, es que tanto tu darte cuenta como tu no darte cuanta esta sostenido por la gracia de existir, que tanto si eres consciente como sino, existes!!, y al existir todo existe contigo. Deja de hacerte pajas, reconoce que te haces pajas porque hacerse pajas, como cualquier otra cosa, es posible, y ve mas allá de tu real derecho a hacer lo que se te pone... Nadie te lo va a quitar, pero así no puedes reconocer la gracia, el milagro que supone tu existencia, el don que nos ha sido dado, la vida.
Existes, no hay nada mas que esto, por mucho que te empeñes. Existes tú y todas las cosas a las que tu atención les da existencia. Y al reconocer su existencia, el milagro de su existencia, te reconoces a ti mismo, el milagro de la tuya. No hablo de iluminación al uso, hablo de la humanización de la iluminación, hablo de la conmoción nuclear en las entrañas que produce reconocer que es un milagro que esto suceda, así, como sucede, en cada momento.
Si este estado de conmoción se estabiliza, uno vive en perplejidad.
Si esta perplejidad se estabiliza, uno despierta.
¿A que?
¿A que va a ser?
A Esto mismo, nada distinto a lo que siempre ha sido.
Pero ahora llevar agua y cortar leña no es un trabajo, es un milagro en si mismo.
Solo porque es posible hacerlo.
Solo porque es posible que alguien pueda hacerlo.
Y porque no hay en este hecho el mas mínimo protagonismo.
Sucede, como tantas otras cosas, y es un milagro, como todo lo demás...
y solo se puede dar las gracias.
Gracias a la Gracia.
Que si no?”.



Así que gracias a todos por existir, por comunicaros conmigo, por devolveme el amor y el milagro de la existencia.
Los agradecimientos personales los dejos para otra ocasión, que últimamente solo se ven lágrimas por aquí , y ademas, despues de tanta confesión igual me da un cortocircuito.
La gratitud continua siempre, se hace mas y mas profunda, y va mostrando más y más cosas cada vez.
Gracias por la atención.
(Y por favor, no tomarse la metáfora de los tiempos al pie de la letra , que ya se de que pie cojean algunos, que cada uno haga sus cuentas, mientras respire.
Y si, el truco es que nunca se llega a 1000, o a 475, uno desaparece antes de eso, estaría bueno que llegase con el ego intacto, como si tal cosa!!!...).
Namasté.

6 comentarios:

  1. Grande es la Vida y grande es su suceder continuo.
    Gracias a ti por recordarnos que la Vida es el Milagro mas grande.
    Gracias por recordarnos lo que nunca deberíamos olvidar.
    Por favor, siempre que te aburras, recuerda nos este gran milagro de estar vivos, de estar aquí, de experimentar todo.
    Gracias César!
    No deberíamos nunca de dar, de decir gracias.
    Como dijo una vez Mooji en un retiro: Me pedís un Mantra? Para mí el mejor Mantra que os puedo dar es GRACIAS. Nunca me canso de repetirlo.
    Un abrazo y gracias.

    ResponderEliminar
  2. Hola César, esa mente que no para me agobia un poco... y como dice Mooji y lo pones a un lado en tu blog la mente es tu sirviente, tú el maestro.

    (Me recuerda una frase de saber informático: "A veces apago el ordenador, así sé quien manda")

    No sé, ser agradecido está bien, pero se puede hacer algo más que dar las gracias, se puede hacer trabajo desinteresado, Seva creo que se llama, por el simple hecho de servir a los demás.

    Una vez que te has dado cuenta del milagro de la existencia, ¿puedes transformarlo en una alegría interna que te permita aceptar cualquier situación?

    Así parece ser que llega uno a olvidar el ego, o mejor dicho, a darse cuenta de la ilusión del mismo.

    ondoloin

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ti Guilem, por compartirte.
    Un abrazo.

    De nada, Soledad.

    Ondoloin, creo que, esta vez, es tu mente la que no para. Solo me siento inmensamente agradecido, eso es todo.
    Si sientes gratitud y quieres o puedes "hacer" algo con ello, tu mismo.
    La gratitud de la que hablo ni necesita ni no necesita accion posterior. Es reconocimiento de la gracia y de la accion de todo en todo. La cosas suceden, simplemente.
    ¿que hay que transformar y por quien?.
    La seva de la que hablas tiene dueño, hay un protagonista haciendo algo, no tiene nada que ver con lo que digo. En todo caso ese servicio ha de llevarte a la gratitud, no la gratitud al servicio. Si la cosa se da por si misma, sin esfuerzo, bien, si no se da, también bien, porue quien vive agradecido vive mirando el rostro de dios, y no necesita hacer o no hacer nada, en cuanto que es la gracia la que hace todo. Olvidate del protagonismo, y quitate de en medio para verlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Contando hasta diez? Enhorabuena ¡!!! con toda esa reataíla yo seguiría transformada en hombre lobo hasta la media noche

    Q. pócima has tomado, para q. se te abran las carnes de esa manera? Y mira q. aún no he digerido tu último post, no sabía q. me esperaba éste, q. es de órdago a la grande

    En la noche me gusta leer un rato antes de ir a dormir, pero ni una cosa ni otra, me has desvelado con tu diario

    Creo Q. Reverte está buscando un ayudante q. le escriba los guiones de sus obras , pienso q. tienes duende para escribir , te gustaría? O prefieres cultivar geranios?

    César, César, querido César, en q. laberinto estás? No encuentras la salida? Me produces ternura, te cobijaría olvidándome de lo q. yo necesito, pero tienes muchos recursos, quiero pensar que has tenido un subidón y has elegido el anfiteatro adecuado , sin gladiadores, todos te entendemos , como eres muy querido en esta familia de blogeros , nos arrodillamos y decimos Ave César ¡!!!!!!

    Perdona mi humor, es por quitar hierro al tema, ya q. tú me has quitado el sueño al menos alguna hora

    No me extiendo más, sólo q. pasaba por aquí y quise dejar constancia de q. te leo con gran interés

    Feliz noche, no sé mañana con lo q. nos encontramos, un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  5. Arianna, ya te echaba de menos...
    No me ches la culpa a mi, ni a mi diario, que creo que a ti las noches te afectan mucho..sobre todo las lunas.
    No tienes remedio, ni yo tampoco, creo que ambos somos transparentes, cada uno a su manera. Y claro, ¿como dejar los anfiteatros de golpe?, con lo que me gustan... como dices tu, de momento, sin gladiadores...oye, no se te dan mal las imágenes, igual podrias escribrirle los guiones al capitan Alalegre, yo ni loco, que dos gallos en un corral, seguro que al final pagan los lectores...ya sabes.
    Se que quito el sueño, soy como un antisomnífero con patas. Por eso, lo mejor, es racionarme...o ponerme en un frasquito que ponga: "Contraburrimiento y otros males de la vida moderna".
    Ya se que me lees con gran interés, gracias por leerme con gran interés.
    Feliz dia ya.
    Strong Hold?(o como se diga).

    ResponderEliminar