El Tao y el Vacío Creador

"Hay algo sin foma y perfecto
que existía antes de que el universo naciera
Es sereno. Vacío.
Solitario. Inmutable.
Infinito. Eternamente presente.
Es la madre del Universo.
A falta de un nombre mejor...
lo llamo Tao.

Fluye a través de todo,
dentro y fuera de todo,
y al origen de todo retorna.

El Tao es grande
El universo es grande.
La tierra es grande,
El hombre es grande.

El hombre sigue a la tierra.
La tierra sigue al universo.
El universo sigue al Tao.
El Tao se sigue a sí mismo."

Tao-Te-King, cap 25.

viernes, 25 de diciembre de 2009

Recapitulación y poder personal.


Una de las mejores cosas de quedarse solo es saber y poder disfrutar de nuestra propia compañía.
Por la misma razón una de las peores cosas de quedarse solo es no saber ni poder disfrutar de nuestra propia compañía.
La diferencia, es solo una cuestión de atención, de donde se mira... ¿Miramosuera o dentro de nosotros, nos buscamos en el anhelo de estar en otro lugar, en otro momento, con otr@, o podemos rendirnos a la belleza de la soledad, al silencio, y al don de la presencia que hay en todo momento?
Esta mañana me ha venido la idea de escribir este artículo mientras miraba los primeros rayos de sol colarse por la ventana.
Se que ha sido y es una fuga del momento, del presente, pero supongo que aun no puedo resistirme al empuje de la inspiración creativa.
Pero como no quiero dejar de disfrutar del primer baño del sol de la mañana, heme aquí escribiendo estas lineas, al lado de la ventana.
Ire al grano, para no perderme el placer de este momento.
Hoy voy a hablar de dos items o tópicos del vocabulario chamánico: la recapitulación y el poder personal.
Empezare arrojando una bomba de luz sobre el asunto, para no irme por peteneras:
No hay nada de personal en lo que se conoce como poder personal.
El poder no es personal, ni nunca lo será.
El poder es nuestra capacidad como seres completos de vivir esta plenitud y esta presencia, y de manifestarla en el mundo, y uno de los requisitos para poder expresar ese poder es estar libres de identificaciones conscientes o inconscientes, del elemento personal.
Hace mas o menos un año, en una serie de artículos que escribí sobre la brujería tolteca, ya toqué, aunque muy de refilón, este asunto: que el poder y la libertad no estaban en la historia personal, sino en la pérdida de auto-importancia y en la entrega al Espíritu.
El conocimiento silencioso es la sabiduría que amanece cuando dejamos atrás los conceptos y las ideas que hemos creado sobre nosotros mismos y sobre el mundo (lo que los toltecas laman mitote), y nos entregamos a la Presencia de lo que Somos en Realidad. Es un conocimiento interior, intuitivo, espontáneo, no acumulativo, que pertenece al ser y al corazón , y aunque se templa y se desarrolla a través de la experiencia, no esta limitado en absoluto a ella. Este es el misterio de nuestro ser también, que crece y se desarrolla en la experiencia, solo ilusoriamente, solo ensoñadamente, porque no esta limitado en absoluto por las circunstancias del momento. Está mas allá de las circunstancias y de los acontecimientos, es libre, porque no alberga ningún tipo de pasión ni expectativa.
Pero volvamos al tema del poder.
El chamán, el hombre medicina, es un experto explorador de los mundos de la consciencia, de los planos visibles e invisibles en los que esta se manifiesta. Un intermediario en el reino de la dualidad, de los dos mundos, del nagual y del tonal, en la terminología tolteca.
Pero esto no implica que el chamán sea necesariamente un maestro. Un maestro es una persona que ha realizado su naturaleza original, y ha estabilizado su atención en ella de un modo permanente. Un maestro es la manifestación misma de la Verdad, no alguien que enseña o muestra meramente la Verdad, porque la Verdad es el mismo.
Un maestro puede o no puede ser chamán, pero esto no importa en absoluto.
Lo que importa es que si el chaman no es también un maestro, si no ha realizado su verdadera naturaleza, poco importa su habilidad de exploración de todos los mundos en los que se manifiesta la realidad, estará tan atrapado en la ilusión del sueño, como lo puede estar un empresario o un político cualquiera.
La diferencia es crucial, porque todo el tema del poder gira en torno a esta realización primera.
Los antiguos toltecas eran chamanes, pero no maestros, por eso se perdieron a si mismos en los mundos del ensueño, y en la lucha por el poder. Algunos nuevos toltecas, ademas de chamanes, son maestros, es decir, han realizado su naturaleza original ademas de haber heredado y desarrollado las habilidades chamánicas de sus ancestros.
Sin embargo, a pesar de esta diferencia, aun hay mucho malentendido al respecto de temas como el poder, la recapitulación, y otros tópicos de las tradiciones chamánicas.
No existe el poder personal, aunque se llama personal porque desde el punto de vista chamánico nuestro poder esta atrapado en la historia personal.
Lo cual no significa otra cosa mas esta: que la plena consciencia que somos se identifica con sus propias manifestaciones materiales o energéticas (sensaciones, emociones, pensamientos, y otras formas mas sutiles de manifestación, que configuran la historia personal o la creencia en nuestra existencia separada y personal), en vez de reconocerse a sí misma como lo que es.
La recapitulación, chamánica o no, es el conjunto de herramientas que sirven para rescatar nuestra atención de ese pozo de identificaciones sin fin que llamamos historia personal.
Hay muchas formas de recapitulaciones, algunas muy simples como la meditación vippasana, y otras más esotéricas como las formas de recapitulación tolteca. Lo fundamental de la recapitulación es siempre el trabajo de respirar con plena consciencia.
Al respirar con plena consciencia estamos devolviendo automáticamente al presente y a la realidad cualquier manifestación con la que nos identifiquemos, sea sensación, emoción, o pensamiento, ideacion, fantasia o memoria.
Un trabajo de recapitulación que se puede hacer en cualquier momento es respirar profundamente unas cuantas veces donde quiera que nos sintamos sobrecogidos y secuestrados por una sensación, emoción, o pensamiento.
Cuando al meditar ponemos nuestra atención en la respiración, estamos recapitulando automáticamente y sin saberlo todas las adherencias que vienen del plano inconsciente de la consciencia, sacándolas a la luz. Es por eso que en el trascurso de una meditación donde no necesariamente se haga un trabajo de respiración consciente, de vez en cuando necesitamos respirar profundamente.
Pero he de apuntar aquí al otro lado del filo, porque toda herramienta tiene dos filos.
El lado positivo de la recapitulación es este, el lado negativo es que sin una posición de ecuanimidad, sin un distanciamiento u observación correcta, podemos quedarnos varados en cualquiera de los dramas que muchas veces el trabajo de recapitulación nos revela. Puesto que recapitular no es más que desprogramar patrones de conducta de una forma práctica y energética, a veces, podemos conectar con la esencia de un patrón, o de un bloqueo, y quedarnos pillados en ella.
Esto pasa en muchas catarsis, y es por eso que se hace necesaria la presenciación objetiva del maestro, del nuestro propio, o de uno que nos guíe desde fuera.
Sin el reconocimiento que da la maestría, sin el reconocimiento de lo que somos en realidad, nos puede suceder como a los viejos toltecas, que nos quedemos varados en cualquiera de los mundos inferiores o superiores de la consciencia.
Es por esto que para mi, después de no pocas incursiones en muchos caminos o vías de espiritualidad, no hay mas vía que la vía directa, o vía del reconocimiento.
No es necesario, al menos, yo no recomiendo, hacer un trabajo específico de recapitulación a no ser que se sienta naturalmente atraído hacia ello. No es necesario porque la recapitulación se produce con el simple acto de respirar conscientemente, y sin esfuerzo, a lo largo de nuestro quehacer cotidiano, porque en nuestro quehacer cotidiano repetimos patrones inconscientes constantemente, y a la larga, resulta mas efectivo el estilo de la tortuga que el de la liebre.
Uno puede pasarse años y mas años removiendo la mierda, haciendo talleres y mas talleres, cursos y mas cursos, recapitulando, constelando, reprogramándose y toda las pesca, y solo cambiar una identificación personal por otra mas o menos acorde a sus apetencias.
La liberación no viene de rescatar el poder del vientre, de la cueva del dragón, como diría Miyo, sino de saber que somos ese poder y esa libertad sin límites que hemos entregado a patrones inconscientes, a través de una identificación personal llamada yo, o mi historia personal.
La liberación no está en la consecución del poder personal, sino en el reconocimiento de que somos ese poder impersonal, el poder de la consciencia plena , el poder de todo lo que es.
Por eso, el verdadero poder no es ni puede ser personal. El verdadero poder no tiene nada que demostrar, nadie al que vencer, nada ante lo que liberarse.
Es libre y poderoso desde siempre, es así, por su misma naturaleza.
El verdadero poder es la apertura y la confianza mas plena en el amor y en la vida, que es nuestra propia naturaleza.
Así que cuidado con los chamanes que aun no son maestros.
Hay mucho brujo por ahí, hablo por experiencia propia, que aun es prisionero de su identificación personal, de su propia historia.
Es preferible hacerse con la guía de un maestro, aunque no sepa de la misa a la media de espectáculos circenses, o de viajes chamánicos, pero que pueda disipar tus identificaciones solo con su presencia, y hacerte ver en una sola mirada, a través del reconocimiento, de la vía directa, quien Eres en Realidad.
Luego, quizás, te muestre un par de trucos de magia, solo para reirse, por supuesto.
En fin, que cada uno decida lo que quiere, y que elija la vía que mas le resuene, directa o indirecta. Yo que conozco ambas, solo puedo decirles: no hace falta pasarse la vida buscando, perder tanto tiempo, es todo la misma ilusión.
Pero hagan lo que quieran, al fin y al cabo, es lo que han hecho siempre y siempre harán. Ese es el privilegio de la consciencia, es libre hasta el punto de perderse en el mundo de la ilusión que ella misma crea, o de reconocerse a si misma.
Lo dicho, todos ustedes son libres, asi que hagan lo que quieran.
Ahora, si me disculpan, tengo una cita con este sol mañanero, todo un regalo de navidad, en pleno invierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario